ARQUEOLOGÍA

'Las puertas del infierno', halladas en un popular lugar turístico de Turquía

 
Arqueólogos italianos hallaron en el suroeste de Turquía una antigua cueva a través de la cual, según la mitología romana, las almas de los muertos iban al inframundo.
 
El descubrimiento se produjo durante las excavaciones de las ruinas de la antigua ciudad de Hierápolis, que fue parte del estado de Frigia fundado en los siglos XIII-X a. C. Los romanos llamaron a esta cueva 'las Puertas de Plutón', el dios romano del inframundo, y debido al peligro que representaba, algunos incluso la denominaron 'las puertas del infierno'.

Hierápolis se ubica en la actual ciudad turca de Pamukkale ('castillo de algodón', en turco), que se considera uno de los centros turísticos más importantes del país declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. "Descubrimos la puerta al reconstruir la ruta de las aguas termales y revelamos que los manantiales de Pamukkale tienen su origen en esta cueva", subrayó el jefe del grupo de arqueólogos italianos Francesco D'Andria, citado por 'Discovery News'.
 
 
Los científicos italianos afirmaron que hasta hoy día se registran sucesos misteriosos alrededor de la cueva. En particular, afirmaron que vieron cómo varias aves murieron al instante al acercarse a su entrada. Los investigadores aún no pueden explicar este fenómeno desde un punto de vista científico. Sin embargo, se sabe que en el pasado este lugar se utilizó para realizar rituales religiosos.
 
 
"La gente podía ver los ritos sagrados desde los escalones, pero no podían acercarse a la puerta. Delante de ellos solo se encontraban los sacerdotes", indicó D'Andria. Se cree que los vapores que emite la cueva podían provocar alucinaciones y visiones o hasta causar la muerte instantánea.

Los arqueólogos encontraron entre las ruinas una escalera, una piscina y los restos de un antiguo templo, que era un lugar de peregrinación. La gente se bañaba en la piscina y dormía al lado de la puerta, ya que se creía que de esta manera podían ver el futuro en sueños. Actualmente, Francesco D'Andria y su equipo están trabajando en una reconstrucción digital del antiguo santuario.

 
 
 
 
 
 
Hallan enterramientos de una dinastía egipcia de 3.500 años de antigüedad
 
 
Arqueólogos españoles y egipcios han descubierto los enterramientos de cuatro altos dignatarios de la dinastía XVII, que vivieron hace 3.500 años en Luxor, antigua Tebas, en Egipto.
 
Los enterramientos han sido descubiertos en el marco de una de las campañas de excavación para estudiar los restos de la dinastía XVII del Antiguo Egipto y de los primeros años de la dinastía XVIII. Las campañas, un total de 12 hasta la fecha, iniciadas en 2001, se enmarcan en el proyecto hispano-egipcio Djehuty, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.
 
 
Los hallazgos de este año se componen de las tumbas y ajuares del príncipe Intefmose y del alto dignatario Ahhotep, del ataúd intacto de un niño desconocido que, según se cree, murió a los cuatro o cinco años de edad, junto con figurillas de madera y otros objetos en la tumba del príncipe heredero Ahmose-sapair, que también murió durante su infancia y es considerado “uno de los santos de la necrópolis", por el que "durante 500 años se hicieron ofrendas en su honor”, explica José Manuel Galán, líder del proyecto. 
 
En cuanto a la tumba del dignatario Ahhotep, se han encontrado tres figurillas de barro, una de ellas envuelta en nueve telas de lino grabadas con su nombre lo que, según Galán, lo convierte "en un hallazgo excepcional y único”.
 
 
Según los expertos, estos hallazgos pueden ayudar a entender una época de gran complejidad política en la que la monarquía aún no controlaba todo el territorio pero ya comenzaba a gestarse el imperio egipcio.

Estos descubrimientos están sirviendo a los arqueólogos para contextualizar el trabajo realizado en las campañas anteriores en las tumbas del escriba real Djehuty (1470 a.C.), que fue el supervisor del Tesoro de la reina Hatshepsut, y de Hery, un cortesano que vivió 50 años antes que Djehuty.
       

 
 
 
 
 
Israel: Hallan asentamientos neolíticos construyendo una vía de tren
 
 
      Arqueólogos israelíes informan de que en la zona por donde pasará la futura línea de ferrocarril que unirá las ciudades de Acre y Carmiel -norte del país- han sido halladas ruinas de asentamientos neolíticos que fechan de entre 7.000 y 5.000 a.C.
 
      Los especialistas israelíes aseguran que es la primera vez en la historia del país que se descubren edificios enteros y distintos niveles de espacios habitables de una época tan temprana. Subrayan que el hallazgo proporcionará una gran cantidad de material que aportará valiosa información sobre la vida de los antiguos habitante de la zona.
 
 
      Entre los hallazgos figuran objetos de cerámica, pequeñas hachas de piedra pulida, hojas de cuchillos y numerosos instrumentos de piedra, así como habas carbonizadas que testimonian la antigua tradición agrícola de Oriente Próximo.

      Se han encontrado también puntas de flechas tanto de sílex como de obsidiana -un tipo de roca volcánica-, lo que hizo concluir a los científicos que en aquella época ya existían relaciones comerciales entre las tribus autóctonas y las que habitaban los territorios de las actuales Turquía y Georgia, ya que en Israel nunca hubo obsidiana.

      Los arqueólogos descubrieron, además, dos artefactos bastante enigmáticos: una figurita de piedra en forma de falo y una paleta con esquemáticos grabados que representan genitales femeninos. Los científicos opinan que podría tratarse de "objetos sexuales de culto" que simbolizaban la fertilidad de la tierra.

      A mediados de marzo las excavaciones se abrieron a visitas turísticas.


 
 
 
 
Restos de víctimas de la Peste Negra salen a la luz en el subsuelo de Londres
 
 
Las excavaciones de un proyecto ferroviario en Londres han puesto al descubierto una tumba en la que podría haber hasta unas 50.000 víctimas de la Peste Negra que sacudió Europa hace más de 650 años.
 
      Hasta la fecha han sido descubiertos 13 esqueletos junto con cerámicas de mediados del siglo XIV. La manera cuidadosa en la que estaban dispuestos los cadáveres en dos filas sugiere –explican los expertos— que datan de la época del comienzo de la peste, ya que después los cadáveres comenzaron a ser arrojados a fosas comunes.

 
      Los análisis de ADN que se realizarán a los restos hallados podrían aportar información valiosa sobre el desarrollo de la bacteria que originó la llamada ‘Peste Negra’ o ‘Muerte Negra’, la pandemia de peste más devastadora en la historia de la humanidad que afectó a Europa en el siglo XIV.
 
 
      En el marco de las excavaciones llevadas a cabo como parte de este proyecto, los arqueólogos ya descubrieron esqueletos cerca del barrio norteño de Liverpool Street, restos de la Edad del Bronce y la mayor pieza de ámbar encontrada en el Reino Unido.

 
      "Hemos encontrado restos arqueológicos prácticamente de todos los periodos, desde la prehistoria hasta el siglo XX, pero ésta ubicación es probablemente el sitio medieval más importante de los hallados", dijo a la BBC Jay Carver, arqueólogo del proyecto.

 
 
 
 
 
¿Han encontrado fósiles en Marte?

Aquí traemos un video que muestra una misteriosa imágen capturada por
la sonda marciana Curiosity. En el video se compara esta imágen con otras
referidas a fósiles reales encontrados en la Tierra. Puede consultar la imágen
original (aquí)
 
 
 
 
 
 
Brazaletes procedentes de la Tumba O del faraón Dyer









      Brazaletes procedentes de la Tumba O del faraón Dyer, Umm el Qaab (Abidos), Din. I, excava. de F. Petrie en 1901; oro, turquesa, lapislázuli y amatista, long. entre 10.2 cm. y 15.6 cm.; JE 35054, Sala 4, Primera Planta, Museo de El Cairo.
 
      En su tumba de Dyer en Abidos se encontró una de las primeras piezas de joyería reales que existe, Din. I.
 
      En esta tumba es la única tumba real en la que se han encontrado restos humanos. Petrie encontró estas joyas fijadas en un antebrazo momificado de mujer envuelto en lino, que podría haber sido la reina del rey Dyer, o un miembro de la familia real, aunque la propiedad del brazo es imposible de determinar. Las pulseras se mantienían en su lugar por vendajes de lino, lo que hizo posible recuperarlos en su orden original y poderlos encadenar o encordar. El brazo se encontró en una grieta del muro de la tumba.
 
      Las pulseras son de manofacturación exquisita, lo que demuestra la habilidad de los artistas antiguos en este primer período de la historia egipcia.
 
      Tres de las pulseras se componen de varios tipos de cuentas: oro, turquesa, lapislázuli y amatista.
Una cuarta consta de 27 placas que representan la fachada de palacio coronado por el dios halcón Horus, el llamado serej.

      Se trata de un brazalete de placas alternas de oro y turquesa, con el serej.




 
 




OOPARTS

Muchos misterios han ocurrido a lo largo de todo el proceso de existencia de la creación del hombre en la tierra, siendo esta fortuita o no.
       La Humanidad ha pasado por varias facetas de evolución y aprendizaje, mesclando el culto por la muerte y la creencia de una vida espiritual después de toda esta vida “real”. Apenas podemos alcanzar a comprender, hoy día, ni siquiera una pequeña idea de todo aquello que se nos escapa al raciocinio humano, a la lógica de lo correcto y del orden cronológico de las cosas.
     
    Para la supervivencia de aquellos difíciles momentos de nuestros antepasados, en los que había que utilizar la imaginación para simplemente obtener lo básico, el alimentarse, fueron aconteciéndose ingeniosos y otros casuales métodos rudimentarios. Los seres humanos comenzaron a usar el fuego hace unos 164.000 años para crear herramientas de piedra, en lo que constituyó su primer  avance tecnológico. Tanto la piedra, como el hueso y el marfil, se utilizaban para trocear la carne, cortar y machacar superficies duras, como la piel de un elefante. Se tienen indicios del uso del hierro, cuatro milenios antes de Cristo, por parte de los sumerios y egipcios. Comienza luego la utilización de rodillos y ruedas, alrededor de 2900 ac.
       Durante el proceso de evolución en el tiempo en cuanto a  avances tecnológicos, los arqueólogos han hallado objetos fuera de su tiempo “LOS OOPARTS” (Out Of Place Artifact) objetos paleontológicos y arqueológicos que en apariencia provienen de lugares o épocas donde se cree que era imposible su existencia, por sus características (complejidad tecnológica, referencias a la civilización actual, etc.), o porque no haya objetos similares de la misma procedencia, y en ningún caso se sabe cómo se han podido adelantar a su tiempo real, en cuanto a su fabricación, su estructura y composición. Por su forma visionaria y futurista, son figuras un tanto extrañas y controvertidas que describen un mundo muy lejano y diferente al cual representaban en aquellos momentos a los antiguos antepasados.

ARQUEÓLOGOS HAYAN UN ATAÚD DE PLOMO EN UN ENTERRAMIENTO EN  LA CIUDAD DE GABII (ROMA)
 
En el verano del año 2009, durante una excavación arqueológica en Roma, en la antigua ciudad de Gabii (Italia) se ha encontrado un ataúd de plomo de casi media tonelada de peso, con forma de sobre sellado.  Un tanto extraño este hallazgo ya que por lo general los romanos no hacían enterramientos en ataúdes,  y cuando lo hacían, lo hacían en ataúdes de madera. Ya se barajan hipótesis de que el ataúd, contenga los restos de algún gladiador, obispo o algún soldado.
 
ENCUENTRAN UNA ROCA CON INCRUSTACIONES DE MECANISMOS METÁLICOS

En el año 2012 se ha hallado una roca, durante unas excavaciones, que data de unos 400 millones de años de antigüedad, a 200 kilómetros de la ciudad de Tigil (Rusia), en cuyo interior se han encontrado unos mecanismos de aspecto metálico como de un engranaje, similar a la maquinaria de un reloj, como se puede apreciar en la fotografía. No es la primera vez que se encuentran semejantes mecanismos incrustados en el interior de milenarias rocas.

MISTERIOSA PIEDRA DE LA QUE SOBRESALE UN INTERRUPTOR TRIPLE HA SIDO ENCONTRADA EN EL SUR DE AMÉRICA
 
En 1998 durante una excursión en una zona rural del sur de América, John J. Williams descubrió una roca pequeña de la que sobresalía un interruptor triple incrustado en la misma. La roca denominada “Enigmalith” (una combinación de palabras y el enigma monolito). Los análisis hechos datan al enigmático y controvertido pedrusco a 100.000 años de su fabricación. Las lecturas del medidor ohm revelan que tiene una fuerza próxima a la de un circuito abierto.
 

RELOJ SUIZO ENCONTRADO EN UNA TUMBA SELLADA DE LA DINASTÍA MING DE HACE 400 AÑOS

En el año 1998 en la ciudad de Shangsi, al sureste de la China, durante la grabación de un documental estando los arqueólogos con dos periodistas, tuvieron este gran hallazgo y  desconcertante descubrimiento. Una pregunta está volviendo locos a los arqueólogos, ¿Cómo un reloj Suizo fue a parar a la tumba de la cual se cree que no había sido abierta desde la muerte de su ocupante, durante la dinastía del emperador Ming entre los siglos 15 y 16 (400 años atrás). Este reloj que fue hallado incrustado entre lodo y roca en la tumba, y contiene en su reverso la inscripción “Made In Suiza”. El reloj-anillo se piensa que tan sólo tiene un siglo de fabricación.
 
EL DISCO DEL PRINCIPE SABU
 
El disco trilobulado de Sakkara

En el año 1936 en la región de Sakkara, más exactamente en el Templo de Zóser. Brian Walter Emery dirigía unas excavaciones arqueológicas en Egipto y dio con la tumba del príncipe SABU. Entre tantas sorpresas allí encontradas pudo observar con gran asombro un objeto que aún hoy día no se sabe qué utilidad tenía. Se trataba de un objeto circular de 61 centímetros de diámetro y 10.6 centímetros de altura en la zona central, fabricado con suma delicadeza en un tipo de piedra llamada esquisto, que según parece requiere de un tallado muy trabajoso.
 
Dicho disco contiene tres palas curvas hacia el interior que parece recordar a las hélices de un barco, contiene un agujero central que
se asemeja a las poleas o las ruedas, y que parece dar imaginación a algún receptor de algún eje.
Según Walter Emery “…no se ha llegado a ninguna conclusión ciertamente razonable para imaginar que utilidad tendría este objeto”.
 

EL MECANISMO DE ANTICIPERA
 
En 1901 en un naufragio cercano a la isla griega de Anticitera (entre Citera y Creta) un buzo griego realizó un hallazgo de una magnitud sin precedentes. La ciencia lo tomó con bastante descrédito al principio, pero con el devenir de los años y las investigaciones sucesivas se logró comprobar que el hallazgo (que databa del 87 a. C.) tenía características verdaderamente increíbles.
 
 
Entre todos aquellos hallazgos en el fondo marino, se tropezaron con algo insólito, una maquinaria con engranajes. En un principio se creía que dicha maquinaria era capaz de calcular la posición del sol y de la luna, pero durante su estudio se dieron cuenta que además este mecanismo podía calcular la posición de otros astros como Marte, Júpiter y Saturno.
 
 
EL VASO DE DORCHESTER
 
 
En 1851 Massachusetts (EE. UU.), se descubrió dentro de una roca conglomerado (un tipo de roca sedimentaria) un jarrón o tarro de zinc y plata datado de hace 100.000 años. El recipiente de forma acampanada tenía motivos florales tallado en la plata, mide 11,3 cm y además contiene dibujos tallados en el mismo que se asemejan mucho a hojas y plantas, según estudiosos en botánica, esas plantas dibujadas habían desaparecido de la tierra hace ya decenas de miles de años.
 
      La tierra salvaguarda muchos misterios inimaginables aun por descubrir, desde los fondos marinos hasta las altitudes atmosféricas. De estos muchos hallazgos se conocen más bien poco sobre alguna información y datos sobre ellos, y más cuando lo hallado no corresponde con la época vivida en aquellos momentos.
     
      Estamos siendo participes de nuevos cambios que no dejan de sorprender y que no pasan desapercibidos para nadie, tanto en su posible veracidad como en su hipotética fraudulencia.
      Posibles viajes en el tiempo, aportes, puertas dimensionales, coincidencias  o falsedades…todo un conjunto de descripciones que engloban una solo una sola palabra, “soñar”. Nunca hay que dejar de hacerlo.




DESCUBREN EN EGIPTO EL ATAÚD INTACTO DE UN NIÑO DE HACE 3.500 AÑOS
 
      Los científicos que participaban en la XII campaña del Proyecto Djehuty, coordinado por el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España) en el Instituto de Filología José Manuel Galán y financiado por Unión Fenosa Gas, han hallado un sarcófago que data de la época de la dinastía XVII con un niño en su interior. Las radiografías realizadas apuntan a que dicho niño podría haber fallecido a la edad de 5 años.

      El ataúd, elaborado en madera, mide 90 centímetros de largo y carece de decoración pintada o escrita. El estilo de la talla y la fina capa de pintura blanca que lo recubre son similares a las ocho figuras de madera, shabtis, que han sido encontradas en las inmediaciones de la sepultura. El sarcófago ha sido localizado en el transcurso de las excavaciones que el equipo liderado por Galán realiza en la necrópolis de Dra Abu el‐ Naga, en la orilla occidental de Luxor, antigua Tebas.

      “Este descubrimiento es de especial importancia ya que se trata de un ataúd intacto y, junto los objetos que lo acompañan, puede aportar gran cantidad de información sobre una época de la historia del antiguo Egipto sobre la que se sabe muy poco”, explica desde la zona de excavaciones el investigador del CSIC.

      Tanto los shabtis como unas piezas de lino desenterradas junto a ellos contienen el nombre de Ahmose o Ahmose‐sa‐pa‐ir, un príncipe heredero que vivió en transición de la dinastía XVII a la XVIII y que murió siendo niño. Por razones que se desconocen, Ahmose fue venerado como un santo de la necrópolis, recibió culto durante 500 años y fue incluido dentro de las listas de reyes que se confeccionaron muchos años después.
 
 
      “Por los objetos encontrados creemos que este lugar de enterramiento podía estar reservado a miembros de la realeza, sin embargo aún desconocemos la identidad de la momia encontrada, ya que el sarcófago no contiene ninguna inscripción”, añade galán.

      Según los investigadores, la ubicación de esta tumba en esta zona de Dra Abu el‐Naga podría explicar el hallazgo de un enorme depósito de más de 2.000 vasijas de cerámica halladas entre las capillas de adobe, así como el porqué de la ubicación del monumento funerario de Djehuty en este extremo de la necrópolis.

      El proyecto toma su nombre de Djehuty, supervisor del Tesoro y de los trabajos artesanos de la reina Hatshepsut, una de las pocas mujeres faraón del antiguo Egipto y cuyo reinado se extendió durante 22 años en la dinastía XVIII, en torno al año 1470 antes de nuestra era. Además de la excavación y restauración del monumento funerario de este escriba real, los trabajos arqueológicos se centran también en la tumba de Hery, fechada por los expertos alrededor de 50 años antes que la de Djehuty.

      Las 12 campañas de excavaciones llevadas a cabo hasta el momento por Galán y su equipo han dado numerosos frutos, como la denominada Tabla del aprendiz, el ataúd del guerrero Iquer o la cámara sepulcral del propio Djehuty, decorada por completo con dibujos y jeroglíficos del Libro de los Muertos, entre muchos otros. (Fuente: CSIC)