jueves, 4 de abril de 2013

Que me parta un rayo... o cuatro: Intentan salvar al soldado que 'atrae' los relámpagos

 
El Ejército colombiano se ha visto obligado a prescindir de un soldado porque... atrae a los rayos. En los últimos 6 meses el hombre ha salido ileso de cuatro descargas. El médico le ha prescrito una curiosa cura: enterrarlo hasta el cuello.
 
Según el canal de noticias ‘Uno’ de Colombia, todo empezó el pasado mes de septiembre, cuando sobre Alexander Mandón, que servía en el batallón de Infantería Rifles en Cartagena, en el norte de Colombia, cayó un primer rayo. A pesar del incidente, el hombre sobrevivió y continuó con sus operaciones rutinarias.

Sin embargo, semanas más tarde otras dos descargas eléctricas cayeron sobre él y sus compañeros, por lo que su comandante, asustado por la 'reincidencia' de los rayos, lo retiró del servicio para evitar la electrocución de todo su pelotón.

Mandón, de 20 años, se marchó a su casa, en la localidad de Sampués, donde las tormentas eléctricas se desatan con menos frecuencia. Sin embargo, un día de lluvia, un cuarto rayo lo alcanzó mientras se dirigía al trabajo, dejándolo inconsciente en el suelo.

La familia, ciertamente preocupada, decidió llevarlo al médico, que se mostró muy sorprendido de que las potentes descargas eléctricas no le provocaran lesiones graves. Finalmente, el galeno encontró la 'solución': enterrarlo semidesnudo hasta el cuello para sacarle la corriente que lo atormenta desde el año pasado.