sábado, 27 de julio de 2013

Trajes de madera o máscara contra la resaca: los 15 inventos más absurdos del pasado


Por cada invento que recibe una amplia aceptación hay miles de ideas fallidas, muchas de las cuales fracasaron por buenas razones. Algunas por ser extremadamente ineficaces, completamente inútiles o simplemente horribles.

Aunque los inventos extravagantes desarrollados entre 1920 y 1970 y seleccionados por el portal 'WebUrbanist' puedan parecer ahora muy ridículos, seguro que son eficaces a la hora de producir carcajadas.

Aislador 


El aislador, creado por Hugo Gernsback, es una capucha terrible conectada a un tanque de oxígeno, diseñada para aquellos que quisieran aislarse de todo el mundo. 

"Aislando los ruidos de afuera, el trabajador puede concentrarse fácilmente en su tarea".

Trajes de baño de madera 


Los trajes de baño han recorrido un camino muy largo desde los días cuando eran unas monstruosidades lanudas de mangas largas, pero el invento en la foto, sacada en el estado de Washington en 1929, no fue precisamente un paso adelante. 

Máscara contra la resaca


"Nada es tan bueno para sentirse mejor cuando uno sufre de una resaca", al menos eso prometía el inventor de este engendro.

Sombrero radio


Y pensar que lo único que le faltaba a este pobre hombre era un iPod. El sombrero radio portátil fue desarrollado por un inventor estadounidense en 1931.

Equipo de natación hecho con neumáticos


Este grupo de adolescentes, en la Alemania de 1925, parecen estar muy orgullosos de su invento, un equipo de natación hecho de neumáticos de bicicleta. Quién sabe cuántos récords hubiera hecho Michael Phelps portando uno de ellos.

Cochecito con radio


Este cochecito, dotado de una antena y un altavoz, pretendía ayudar a tranquilizar a los bebés en lugares públicos, pero ¿qué pasaba cuando un grupo de ellos se encontraba en la misma habitación, sintonizando diferentes emisoras?

Surf motorizado


No importa que conquistar una ola sea lo principal en el surf. La tabla equipada con un motor, en esa foto de 1948, fue una plataforma ideal para estar de pie vestido de traje y fumar de manera relajada en el agua, hasta Winston Churchill hubiera podido hacerlo.

Cochecito de bebé antigás


Lo triste es que esos cochecitos sí fueron necesarios en ciertos momentos (Reino Unido, 1938). 

Capucha de baño


Este es uno de esos momentos en los que se quiere proteger el pelo y maquillaje en la ducha, eso sí, teniendo un aspecto ridículo.

Gafas para leer en la cama


A diferencia de la mayoría de esos inventos, las gafas Hamblin, dotadas de espejos para que su dueño pueda leer boca arriba sin levantar brazos, sí existen. Aunque fueron populares, no dejan de ser muy extrañas.

Chaqueta calentador


Realmente no se puede culpar a los policías por el deseo de mantener el calor patrullando las calles en invierno. Esta chaqueta calentador de 1932 se alimentaba de "contactos eléctricos en la calle", sea lo que sea.

Cucharón peatonal


Se creía que tales cucharones, instalados delante de vehículos en París en 1924, reducirían las víctimas peatonales. 

Bicicleta anfibia


Este hombre, que luce montado en una bicicleta con boyas en vez de ruedas, fue fotografiado en París en 1932. ¡Qué lástima que no haya una foto suya tratando de utilizarla en el agua!

Máscara contra nevadas


En 1939, un inventor de Montreal pensó que los picos plásticos servían como máscaras efectivas contra las nevadas.

Tirantes portabebés


Parecen seguros, aunque el niño tiene cara de estar pensando: "por favor, dejen de ser ridículos, yo no estoy aquí".

Fuente: http://actualidad.rt.com/