jueves, 10 de enero de 2013

SACAN A LA LUZ LAS RUINAS DE UN TEMPLO DE UN CULTO DESCONOCIDO

 
      Los trabajos de excavación en un yacimiento arqueológico israelí han sacado a la luz las ruinas de un templo con más de tres mil años de antigüedad, que, según todos los indicios, fue destruido y profanado deliberadamente. El mudo testimonio de las piedras apunta a una oscura historia de confrontaciones y odios. No se sabe casi nada de este templo olvidado, que debió servir a un culto muy antiguo, todavía sin identificar.

      Las ruinas recientemente descubiertas en el yacimiento arqueológico de Tel Beth-Shemesh (conocido también con otras grafías) no tienen ningún paralelismo con templo alguno de la época en el registro arqueológico.

      En la antigüedad, la localidad de Beth-Shemesh pasaba frecuentemente de manos entre los ambiciosos filisteos y los cananeos e israelitas que les oponían resistencia. El templo y su historia reflejan las luchas por el poder que definieron la región entre los siglos XII y XI a.C., tal como subrayan Zvi Lederman y Shlomo Bunimovitz, de la Universidad de Tel Aviv, quienes dirigen los trabajos de excavación en el citado yacimiento arqueológico.
 
      La investigación ha revelado que el templo tiene una rica historia llena de conflictos, sobresaliendo el hecho de que el templo no sólo fue destruido, sino también profanado.

      Un análisis científico más exhaustivo del sitio, conducido por la geoarqueóloga Shawn Bubel de la Universidad de Lethbridge en Alberta, Canadá, ha mostrado que las ruinas del templo fueron usadas como corrales para animales, probablemente por decisión de los invasores. Detalles como fitolitos (restos de hierbas que generalmente son consumidas por el ganado) y restos microscópicos de estiércol producido por animales que comen hierba, son reveladores.

      Otras evidencias halladas apuntan a que, a pesar de la profanación del templo realizada por los filisteos, la memoria del lugar sagrado sobrevivió durante algún tiempo, al menos el suficiente como para permitir, después de retirarse los filisteos del área, que los descendientes de los adoradores originales reanudasen actividades de culto en este lugar sagrado.
 
      Los investigadores ahora están buscando financiamiento adicional que les ayude a proseguir la excavación y el análisis de este singular y misterioso templo olvidado, que sólo ha sido desenterrado parcialmente.